Muchas son las veces que desde este blog os hemos hablado de hábitos y de que hemos de cambiar los malos por otros nuevos que sean beneficiosos para nuestra productividad. Pero ¿Cuánto cuesta adquirir un nuevo hábito? ¿Cómo lo conseguimos? ¿Es tan fácil como realmente dicen? Si alguna vez te has hecho algunas de estas preguntas este post es para ti.

21 días para conseguir un nuevo hábito

Imagina que te propones levantarte antes por las mañanas para poder hacer un poco de ejercicio antes de empezar tu jornada laboral. ¿Durante cuánto tiempo has de hacerlo para que se convierta en un hábito?

Según varios estudios, una persona puede conseguir crear o romper un hábito de dificultad media (madrugar, hacer ejercicio por la mañana, acostarse pronto…) en 21 días. Si hacemos lo que nos hemos propuesto en este plazo de tiempo se convertirá en una rutina que haremos sin apenas darnos cuenta.

Desarrollando hábitos

Con el tiempo los expertos en productividad han conseguido elaborar una especie de guía  con los pasos más aconsejables para generar nuevos hábitos. Eso sí, son totalmente moldeables y aplicables a cualquier hábito o comportamiento que quieras crear y/o modificar.

Decidir

Lo primero que hemos de hacer es decidirnos y establecer cómo lo haremos y bajo qué circunstancias. Siguiendo el ejemplo anterior, si empezamos la jornada a las 9 nos levantaríamos a las 6.30 para poder hacer unos 30 minutos de deporte y luego comenzar con nuestra jornada.

Sin excepciones

No sirve de nada que nos pongamos excusas nada más empezar. Los comienzos siempre son duros pero hemos de ser estrictos y llevar a cabo lo que nos hemos propuesto sin fallar ningún día. Pasados estos 21 días verás que ya no cuesta nada y lo harás sin pensarlo.

Cuéntalo

Explícales a todos la decisión de crear un nuevo hábito, así los tendrás a todos pendientes de si cumples con lo propuesto o no. Todos sabemos que a la gente le gusta cotillear; esto será una ayuda para nosotros pues tendremos un aliciente más para cumplir con lo prometido: el orgullo.

Inventar nuestro eslogan

Una buena fuente de motivación es crearnos un afirmación que podamos repetir tantas veces como creamos oportuno. El clásico mantra que te repites una y otra vez para creértelo. En pocos días estará tan interiorizado que lo aplicarás sin darte cuenta.

Visualiza

Imaginarnos a nosotros en la situación soñada cumpliendo con aquello que nos hemos propuesto nos ayudará a aceptar más rápido el nuevo hábito y  a convertirlo en algo automático.

Constancia

Si nos proponemos levantarnos antes por las mañanas para poder hacer algo de ejercicio hemos de ser responsables y cumplir cada día con lo que nos hemos propuesto. Si empezamos fallando un día fallaremos un segundo y así consecutivamente hasta no conseguir nada. Hemos de ser constantes.

Recompensémonos

Si cumplimos con los que nos hemos propuesto y reafirmamos nuestro comportamiento nuestro cerebro en poco tiempo empezará a asociar el placer de la recompensa con el comportamiento en sí. Por lo que hemos de buscar la manera de ver las consecuencias positivas de desarrollar ese hábito en concreto.

Esta es una pequeña guía que se ha ido generando con el tiempo, pero cada uno de nosotros nos conocemos mejor y sabemos que nos puede funcionar para generar nuevos hábitos. Adapta esta lista y verás que en poco tiempo tienes hábitos nuevos que te ayudaran a mejorar.

Recent Posts