Hoy en día, la conexión a datos y a internet es una necesidad en el mundo debido al gran crecimiento de tráfico desde múltiples dispositivos, cifras de la Unión Internacional de Telecomunicaciones indican que a finales del 2015 se tenían 3.4 billones de conexiones, que se traducen al 42 por ciento de la población mundial. Sin embargo, se estima que para el año 2020 habrá casi 21 mil millones de dispositivos conectados.

¿Qué tan costoso puede ser un fallo de sistema? En tiempos donde la conectividad y la continuidad son elementos clave se debe aprender de experiencias de gigantes del internet como Amazon, donde por más de 3 horas perdieron conectividad y se generaron pérdidas millonarias. La solución es contar con las debidas estrategias y planes de contingencia para asegurar la continuidad y la estabilidad de la empresa.

Problemas en el paraíso
21.5 millones de dólares en ingresos perdió Amazon hace tiempo debido a un error en sus servidores, una cantidad de dinero que es complicada para una compañía tan grande y sobre todo difícil de superar, pero que sin duda genera mejoras a futuro a través de análisis para proteger y asegurar los datos y vitalidad de la organización.

Otro ejemplo son los 1.7 billones de dólares que pierden pequeñas, medianas y grandes empresas en la rama tecnológica cada año. Sin duda, son claros ejemplos de que tan cerca podemos estar de una pérdida si no se cuenta con la seguridad informática y previsión necesaria.

Otros datos alarmantes:
• El 71% de los profesionales de TI no confía plenamente en su capacidad para recuperar información tras un incidente.
• El 51% de las organizaciones no cuentan con un plan de recuperación ante desastres para las cargas de trabajo emergentes; solo el 6% dispone de planes para big data, la nube híbrida y los datos móviles.

• Las empresas con tres o más proveedores de protección de datos pierden tres veces más datos que aquellas que cuentan con un solo proveedor.

¿Qué protegerse de estos casos? La respuesta es la continuidad que brinda excelentes ventajas ya que los tiempos de inactividad se reducen lo más posible, este punto permite generar las debidas ganancias económicas, credibilidad y fidelidad de parte de los usuarios a través de sistemas robustos e implementación continua de estrategias de seguridad y protección de los datos en la empresa, así como la realización de tareas de mantenimiento, control de copias de seguridad, revisión de fallas y capacitación efectiva de los empleados para estos casos de contingencia.

Impacto de la pérdida de datos y tiempos de inactividad
No hay duda que el volumen de datos perdidos sigue en aumento de forma exponencial por lo que se debe mantener el debido cuidado al generar estrategias de continuidad en la empresa. Esto relacionan los servicios, sistemas y servidores que se encuentran disponibles para los usuarios y empleados para el desarrollo de sus actividades.

Las empresas que no implementan una estrategia para disponibilidad continua tienen el doble de probabilidades de sufrir pérdidas de datos que aquellas que cuentan con un plan firme; En caso de que tengamos un fallo (hardware, software, involuntario o premeditado por otras partes) que inutilice parte o la totalidad de los datos que se encuentran en el sistema, deberemos disponer de mecanismos que nos permitan restaurar el servicio lo antes y mejor posible.
Algunos ejemplos son los eventos internos, como errores de procesadores, errores de software, “aterrizajes” de discos, caídas de comunicaciones, errores de operación, descargas accidentales, vandalismo o sabotaje que plantean peligros reales para nuestra empresa. Pero inclusive la inactividad y los tiempos muertos planificados – como copias de seguridad, ampliaciones de hardware y cambios de versión de software, instalación de PTF´s y mantenimiento preventivo tienen un impacto en los costes de su empresa y deben estar cubiertos en todo buen plan de problemáticas.

Para evaluar el costo e impacto de la pérdida de datos e inactividad se deben considerar todos los costos y los elementos que se ven afectados por la falla en el sistema, incluyendo no solamente la pérdida de las ganancias en ese momento, sino también las posibles pérdidas en las ganancias futuras, pérdida de productividad, pérdida por ocupación de espacio por empleado, pérdida o desajuste del inventario, costos de pérdidas por falta de ganancias, recuperación de la información, pérdidas por no entregar las mercancías a tiempo, pérdidas de oportunidad de negocios, pérdida de clientes, pérdida del valor en la forma de compartir la depreciación, demandas de los clientes y reputación.

Tomar importancia en estos temas es vital para asegurar el bienestar y éxito de la empresa ya que cada vez se van viendo e irán apareciendo más casos de problemas por fallos por el software y hardware donde los sistemas caen dado a que nuestro entorno se va volviendo cada vez más complejo y cada vez está todo más globalizado. Pero ahora los fallos afectarán a más personas concurrentemente y generarán mayor cantidad de pérdidas, por lo que un plan de contingencias y seguridad es la clave para protegerse de las posibles pérdidas de fallas y tiempos de inactividad.

Recent Posts