¿Se puede evitar la procrastinación en la que parece que todos caemos en un momento u otro? Sí, leyendo este articulo descubrirás cómo hacerle frente y combatirla.

Muy habitualmente pensamos que hacer las cosas a última hora es mejor, pero no nos damos cuenta que esto nos genera presión, ansiedad, estrés y desgaste. Priorizamos tareas no importantes e invertimos nuestro tiempo en actividades lúdicas que nos restan tiempo para hacer aquellas actividades que realmente son importante sólo porque estas no nos parecen divertidas.

Para evitar las tan conocidas noches en vela terminando un informe o proyecto que hemos de presentar al día siguiente, desde Interbel s) te proponemos estos consejos o claves para combatir la procrastinación.

Organiza tu día a día

Tener claro lo que has de hacer es algo muy importante para cumplir con todas tus tareas y evitar postergarlas. Para ello es recomendable delimitarlas para tener un mapa claro de qué es lo que debemos hacer y detectar aquellas tareas en las que procrastinas.

Organiza tu tiempo con efectividad

En ocasiones la cantidad de trabajo pendiente es desbordante, por lo que simplificar las tareas en acciones más sencillas evitará que dejes de lado una y otra vez esa tarea tan tediosa. Para ayudarte con esto lo ideal es crear una línea de tiempo donde se reflejen todas y cada una de tus tareas junto con el tiempo límite para realizarlas. Esto te ayudará a tenerlo todo bajo control y evitar el estrés del último minuto.

Reflexiona sobre qué es lo importante para ti

Saber qué es lo que realmente queremos conseguir, lo que nos apasiona, te ayudará a centrar todos tus esfuerzos en ello y en cómo conseguirlo. Con esto conseguirás centrar todos tus esfuerzos y energía en cumplir con las tareas pendientes y evitará que pierdas tu tiempo en otras cosas menos importantes para ti.

Elimina las distracciones

Este consejo es algo que debemos tener siempre presente en nuestro día a día, pues las distracciones nos hacer perder una parte muy valiosa de nuestro tiempo. Así que elimina todas las posibles distracciones de tu lugar de trabajo incluida la conexión a Internet (en aquellos momentos en qué no la necesites). Esto evitará que te despistes a la mínima y ayudará a mantenerte concentrado.

Recompensa tus progresos y “castiga” tus fracasos

Un buen incentivo para cumplir con todas tus tareas es una pequeña recompensa. Cada vez que finalices tus tareas obséquiate con algo que desees. Eso sí, si no consigues acabar la tarea a tiempo ponte un pequeño “castigo”; incentivará tu productividad.

No te exijas demasiado

Mantener un ritmo de trabajo tan marcado no siempre es bueno. Por lo que es importante saber equilibrarlo con tu tiempo persona/familiar y disfrutar de tu día a día. Esto hará que estés más descansado y goces de predisposición para cumplir con tus tareas.

Estos son las claves o consejos que nosotros te proponemos. ¿Cuáles utilizas tu en tu día a día para evitar la procrastinación? ¡Cuentanoslos!

Recent Posts