Estamos acostumbrados a escuchar que mientras más horas de trabajo, más productivos somos. ¿Pero es eso cierto? Hay un nuevo modelo de jornada laboral que está revolucionando la gestión empresarial gracias a sus beneficios. Se trata de la semana laboral de 4 días.

Este nuevo modelo consiste en redistribuir la semana laboral para que quede repartida en  sólo 4 días de trabajo y 3 de descanso. Con esto la jornada se podría alargar hasta 10 horas por día o bien reducir el número de horas semanales para obtener un día extra sin tener que ir a la oficina.

¿Qué beneficios tiene la semana laboral de 4 días para la empresa?

Varios experimentos realizados a lo largo de los últimos años demuestran que la semana laboral de 4 días resulta muy beneficiosa tanto para los trabajadores como para la sociedad general.

Por un lado, los trabajadores notarían una mejora en el equilibrio entre su vida laboral y familiar, pues gozarían de tres días en los que dedicar más tiempo a la familia e intereses personales. Además de ser un gran paso para la conciliación de la vida personal y laboral sin generar mayores problemas.

Por otro lado, la empresa vería como sus trabajadores llegan mucho más motivados y cargados de energía después de descansar 3 días. Sufrirían menos estrés y serian más productivos: al contar con menos tiempo para cumplir con sus obligaciones, pondrán más de su parte para acabar a tiempo y disfrutar de su tiempo del fin de semana.

¿Y para la sociedad?

Además de grandes beneficios para la empresa, la semana laboral de 4 días también reportaría muchos beneficios para todos.

Reduciendo la semana laboral a 4 días el ahorro en costes energéticos sería muy grande.  Menos días de trabajo equivaldrían a un menor gasto en iluminación, aire acondicionado y menor tiempo de funcionamiento de equipos informáticos. La iniciativa probada en Utah (EEUU) ahorró al estado un mínimo de 1,8 millones de dólares en costes energéticos.

Este nuevo modelo afectaría a todo, incluido el medioambiente. Reduciendo los días laborales a la semana se conseguiría reducir considerablemente las emisiones de gases de efecto invernadero generados por los desplazamientos, pues se evitaría un enorme número de desplazamientos en un momento en que es muy importante reducir las emisiones de CO2.

Como han demostrado distintos estudios, las ventajas de implantar la semana laboral de 4 días son muchas, tanto para empleados como para el medioambiente sin olvidarnos de la empresa, pero la adopción de este nuevo modelo de semana laboral requiere un importante cambio de mentalidad por parte de todos. ¿Y tú, estarías dispuesto/a a cambiar tu pensamiento para contribuir a un cambio tan positivo para todos?

Recent Posts