El ordenador que no funciona, un compañero que nos consulta algo, una reunión improvisada para repasar los números de la empresa, un correo electrónico urgente… A lo largo de nuestra jornada laboral sufrimos infinidad de interrupcionesque nos dificultan nuestro trabajo y nos hacen ser menos eficientes y productivos.

El estudio “Productivity at the office – Challenges 2015”, realizado por Jabra a 2.500 trabajadores de todo el mundo, nos muestra los 17 tipos de interrupciones más comunes  que sufre un trabajador durante su jornada y que le hacen perder entre un 40% y un 60% de su tiempo, lo que traducido en horas son entre unas 3 y 5 horas de la jornada laboral.

Reuniones improductivas

El 36% de los encuestados opinan que las reuniones disminuyen su productividad personal, y más de la mitad (51%) está de acuerdo que las reuniones sin una orientación o agenda clara les hacen perder el tiempo. Así mismo el 32% cita la falta de toma de decisiones, el 31% la falta de seguimiento y el 25% el retraso de los participantes como los principales motivos por los cuales las reuniones son una fuga de productividad.

En contradicción, la mayoría de trabajadores considera que asistir a las reuniones en importante pues perciben que la productividad de la empresa sí puede aumentar. Es decir, prefieren las reuniones, pero que estén bien organizadas y planteadas. Nada de reuniones improvisadas en las que no se sabe de qué se hablara o que ocurrirá.

Saturación de emails

La bandeja de emails saturada, cientos de emails por responder y no paran de llegar nuevos correos sin dejarte otra opción que dedicar horas de tu jornada laboral para atenderlos. ¿Lo has vivido?

El 28% de los encuestados considera tener demasiados emails por leer y responder una de las primeras cuestiones que afectan negativamente a su productividad. Esto se debe a que la mayoría prefiere abordar ciertos asuntos por correo electrónico antes que por teléfono y eso nos lleva a mandar emails que podríamos ahorrarnos con una simple llamada.

Compañeros y entornos de trabajo

Si dejamos de lado el mal uso que hacemos de las herramientas, este estudio nos muestra que lo que más afecta a nuestro rendimiento en el trabajo es la contaminación acústica. Un 46% de los encuestados opinan que el principal enemigo de la productividad es el nivel de ruido, que nos afecta tanto a la concentración como a las conversaciones telefónicas.

A esto le sigue las constantes interrupciones de los propios compañeros y las malas condiciones del entorno de trabajo.  La opción de “demasiadas interrupciones de los compañeros” se sitúa en segundo lugar siendo elegida por un 43% de los encuestados.  Así mismo, un 33% culpa a la temperatura.

¿Quieres mejorar tu Productividad?

Desde Interbel te ofrecemos el curso Productividad del Email con el que aprenderás a administrar tu correo y aumentar tu productividad. Si quieres saber más contacta con nosotros.

Curso Poductividad del Email

Si deseas más información sobre nuestro Curso de Productividad del Email,  llámanos al 902 39 39 39 , escríbenos a formacion@interbel.es, o rellena el formulario en el siguiente link:

Mas información

Recent Posts
Showing 2 comments
pingbacks / trackbacks
  • […] el estudio Productivity at the office – Challenges 2015, del que hablamos en Los grandes enemigos de la productividad, más de la mitad de los trabajadores considera que las reuniones sin orientación clara son una […]

  • […] anteriores posts hemos hablado de cuáles son los grandes enemigos de la productividad y podemos comprobar que uno de ellos – y el que más tiempo nos roba seguramente- es el […]