Llega el calor y cada día se nos hace más difícil mantenernos enfocados. Nuestra mente se dispersa y dedicamos mucho de nuestro tiempo en pensar en cosas sin importancia o qué haremos durante las vacaciones (en especial los días próximos). Pero debemos poner especial atención en cuidar de nuestro foco pues nuestra productividad dependerá de la capacidad de concentración.

Existe una serie de hábitos que, aún siendo sencillos y evidentes, nos ayudaran a mantener nuestro foco y no siempre los tenemos en cuenta. Vale la pena hacer un pequeño esfuerzo e incluirlos en nuestro día a día, sobretodo ahora que nos cuesta más concentrarnos. Desde Interbel s) os ofrecemos una pequeña lista de ellos.

Suprimir las notificaciones

Con estos calores ya nos es difícil concentrarnos en una tarea como para tener las notificaciones activadas y que cualquier sonido nos interrumpa. Seguro que la mayoría de ellas no son urgentes ni importantes; desactívalas y verás que te concentras mejor.

No seas tan perfeccionista

Céntrate en llevar a cabo la tarea y deja de pensar si lo estás haciendo bien o no, pues eso nos hace perder el tiempo y realizar la tarea con más dificultad de la que en realidad tiene. Una vez finalizada la tarea ya la repasaremos para ver si está bien hecha y hacer las modificaciones pertinentes.

Mantén tu zona de trabajo en orden

Existen estudios que demuestran que los entornos desordenados favorecen la ansiedad e impiden la concentración, por lo que intenta mantener la zona de trabajo tan ordenada como sea posible. Ya sabemos que cuesta, pero siempre hay tiempo para ordenar un poco y así trabajar mejor.

Descansa cuando toque

Programar pausas ayuda mucho a nuestra efectividad, pues necesitamos tiempo para que nuestro cerebro desconecte y se airee un poco. Al contrario de lo que la mayoría cree, las pausas son productivas; nos ayudan a no sobrecargar nuestro cerebro con información y a multiplicar sus espacios de alto rendimiento.

Enfócate en una tarea

Concentrarnos en una sola tarea y evitar hacer varias cosas a la vez nos ayudará mucho a mantener el foco, pues, como ya es sabido, la capacidad de multitarea no existe.

Haz lo que menos te apetezca al principio

Si tienes una tarea por hacer pero no te apetece hacerla o que encuentras muy difícil, lo mejor es hacerla al principio. Así evitarás estar pensando todo el rato en esa tarea y la sensación de libertad una vez realizada mejorará tu productividad.

Cuídate

Esta es, quizás, la parte más importante. Si nos cuidamos, hacemos ejercicio y dormimos lo suficiente podremos rendir y mantener el foco con más facilidad, puesto que eso influye mucho en nuestro estado de ánimo y concentración.

Esta es solo una lista con aquellos hábitos más comunes que nos pueden ayudar a mantener el foco, pero seguro que tú cuentas con otros hábitos que también te ayudaran. Piensa en ello y no dudes en empezar a aplicarlos. Verás que tu capacidad de concentración mejora.

Recent Posts