Todos nosotros sabemos que es imposible que un trabajador este totalmente concentrado durante toda su jornada laboral. Por eso hoy os hablaremos de una técnica muy similar la técnica Pomodoro, una de las más conocidas del mundo de la productividad.

La regla 52/17

En 2014 el Grupo Draugiem, empresa especializada en redes sociales, decidió realizar un experimento sobre sus trabajadores utilizando la aplicación Desktime para medir su productividad.

El objetivo del experimento era conocer los hábitos de sus trabajadores más productivos para así poder saber qué les diferenciaba del resto. El resultado obtenido fue que el 10% de sus mejores trabajadores descansaban de manera regular. Trabajaban las mismas horas que sus compañeros e incluso algo menos, cada 52 minutos de trabajo hacían un descanso de 17 minutos.

La regla del 52/17 se asemeja a la técnica Pomodoro en que ambas son procesos sencillos que dan buenos resultados en poco tiempo: se trabaja periodos cortos de tiempo y se realizan descansos pequeños entre ellos. Cada uno puede adaptar estas técnicas a su conveniencia, pero para que sean efectivas no pueden ser periodos muy largos, casi nunca más de una hora continua de concentración.

Las personas no estamos hechas para trabajar ocho horas ininterrumpidas, nos aburrimos, nuestro cerebro se cansa y nuestra productividad disminuye. Muchas veces perdemos tiempo delante del ordenador sin poder concentrarnos o decidir cuál es la próxima tarea que haremos. La regla 52/17 (al igual que la técnica Pomodoro) nos ayuda a evitar que esto ocurra. Nos dice que paremos, tomemos un descanso y dejemos de lado todo lo relacionado con el trabajo.

El objetivo primordial de esta regla es aprovechar los 52 minutos para enfocarse al máximo y cumplir con los objetivos, empezar y acabar las cosas y evitar la procrastinación. Luego, hay que comprometerse con el descanso y dedicarlo a algo que distraiga la mente por completo: leer un libro (que no sea de trabajo), tomar un café, hablar con alguien, etc. Y sobretodo evitar el correo electrónico durante esos minutos.

En definitiva, al regla 52/17 es una evolución de la técnica Pomodoro que nos puede resultar más productiva, pues nos permite trabajar concentrados durante algo más de tiempo y no nos interrumpe en el punto álgido de concentración.

Recent Posts