Empowerment: ¿Qué es y cómo nos ayuda con el Work Management?

En los últimos tiempos seguro que has oído alguna vez el término “empowerment”, ¿pero sabes lo que es? En el post de hoy hablaremos sobre él y cómo puede ayudarnos con el Work Management.

¿Qué es el empowerment?

Hay quienes definen el empowerment como una herramienta o una técnica, pero es más bien una filosofía. Una filosofía que consiste en delegar poder y responsabilidades a los empleados con el objetivo de que estos se sientan más comprometidos y motivados.

El término “empowerment” viene de “power”, que siginifica “poder”. Así que su traducción literal se asimilaría a “dar poder”. Este método o filosofía es totalmente distinto al tradicional, donde los gerentes se encargan de dar órdenes y tomar decisiones.

En esta filosofía es un paradigma de liderazgo que se basa en responsabilizar a las personas de sus propios actos, así como en ofrecerles autonomía y confianza en sus capacidades.

Los motivos para utilizarlo

Cada vez son más las empresas que apuestan por el empowerment y ven como sus trabajadores son más eficientes. Apostar por esta filosofía es una buena práctica para las organizaciones modernas por muchas razones:

Los knowmads necesitan motivación e implicación y gran parte de ella viene dada por poder desarrollas sus propias ideas y propuestas. Para ellos es muy importante contar con el apoyo de compañeros y líderes y contar con las mínimas intromisiones, a no ser que sea necesario.

La responsabilidad se percibe, en muchas ocasiones, como una medida de reconocimiento dentro de una empresa, por lo que ofreciendo más poder a una persona se le reconoce que esta haciendo un buen trabajo y que se puede confiar en él/ella.

También hay que tener en cuenta que gran parte de la efectividad de un equipo dependerá del líder y su capacidad de delegar. Los líderes que no saben delegar y que quieren tomar todas las decisiones acostumbran a convertirse en cuellos de botella que dificultan el trabajo y reducen el nivel de productividad de todo el equipo.

Otro de los motivos por los que el empowerment es beneficioso para las organizaciones es la hiperespecialización. Con lo años, cada vez más hay un mayor grado de hiperespecialización y esto hace que los equipos sean multidisciplinares pudiendo todos los miembros complementarse entre sí. Pero esto no quiere decir que el líder deba ser el mejor especialista en cada una de las áreas que engloba su equipo. El líder debe ser el mejor líder, no el mejor programador o el mejor comercial.

Los 4 puntos del empowerment

En Destino negocio afirman que el empowerment se basa en 4 puntos principales que son clave para el buen hacer de las organizaciones:

  1. Poder. Para que esta filosofía funcione, el líder ha de delegar responsabilidad y autoridad en todos los niveles de la empresa. Con esto está dando importancia y confianza a sus empleados, además de darles libertad y mayor autonomía de acción.
  2. Motivación. Reconocer el buen trabajo y el desempeño, y recompensar y celebrar los objetivos alcanzados es importante para mantener a los empleados más motivados.
  3. Desarrollo. Todos los empleados han de recibir una formación continua para ser empoderados, ya sea por nuevas informaciones, cursos o a través de una política de retención de talentos dentro de la organización.
  4. Liderazgo. Las decisiones no pueden ser centralizadas. Las empresas han de dar la posibilidad de liderazgo a los trabajadores para que los procesos sean más eficaces y que los empleados se sientas más útiles.

Sus ventajas y desventajas

La aplicación de esta filosofía conlleva una serie de ventajas para las organizaciones que deciden aplicarlas, pero también hay que tener cuidado para que esta cultura no perjudique el funcionamiento del negocio.

Las ventajas:

  1. Promueve la formación de nuevos líderes.
  2. Los empleados se sienten más reconocidos, considerados y útiles.
  3. Mejora la motivación y la productividad de los equipos de trabajo.
  4. Permite un mayor aprovechamiento de las competencias de los empleados.
  5. Se optimizan los tiempos de toma de decisiones.

Las desventajas:

  1. No todos los empleados son capaces de asumir responsabilidades.
  2. Puede producirse un aumento de estrés en los empleados.
  3. Hay que combatir el abuso de poder.

Los tipos de empowerment

Existen distintos tipos de empowerment que permiten desarrollar una cultura empresarial proactiva para inspirar a los empleados a la mejora continua y a alcanzar el éxito profesional dentro de la organización. Veamos cuales son:

1.    Empowerment organizacional

Invita a los empleados y colaboradores a aportar y contribuir con ideas a través de programas organizacionales. Los trabajadores pueden dar sugerencias para contribuir al beneficio de la compañía.

Este tipo de empowerment potencia la colaboración entre equipos y fomenta la cultura organizacional y el compromiso de los empleados.

2.    Empowement gerencial

En este tipo  los líderes de los equipos orientan y motivan a cada miembro del equipo a conseguir los objetivos de forma eficaz proporcionándoles la información  y el tiempo necesarios. Esto ayuda a los empleados a llevar a cabo sus tareas de manera adecuada y eficaz.

El empowerment gerencial permite que los objetivos sean comunicados de manera efectiva, facilita los procesos de trabajo y ayuda a que los proyectos se lleven a cabo de forma exitosa gracias a las estrategias de motivación de sus líderes.

3.    Empowement individual

El capital social de una organización es la confianza de los empleados y esta se consigue con el empoderamiento individual de cada uno de los miembros de la compañía. Este empoderamiento genera responsabilidad, autoridad y compromiso en cada uno de los empleados para servir mejor al cliente.

Este tipo de empowerment ayuda a los trabajadores a dotar de mayor significado y propósito a su trabajo pues contribuyen en la toma de decisiones y nuevas ideas de su organización.

Cómo implementar esta filosofía

El empowerment necesita que los líderes sean los responsables de fomentar el ambiente y las reglas organizativas necesarias para que todos los empleados se sientan empoderados. Por eso hay una serie de consejos que os pueden ser útiles:

  1. Involucrar a los empleados en la participación y toma de decisiones. Ellos son quien mejor conocen los procesos del negocio y entienden mejor a los clientes. Hay que ofrecerles la oportunidad de intervenir en la mejora de procesos de su departamento y/o empresa.
  2. Promover un proceso de trabajo autónomo. Conociendo el valor de cada empelado, ofrecerles libertad y autonomía en sus procesos de trabajo será una forma de que se sientan empoderados.
  3. Aceptar nuevas ideas. Como líder, una de las habilidades más importantes es saber escuchar. Por eso es muy importante que antes de imponer una visión personal, este escuche y anime a sus compañeros a ofrecer sus puntos de vista.
  4. Ofrecer confianza a cada uno. Darle confianza a los empleados hará que todos (o la mayoría) estén dispuestos a compartir sus conocimientos. Hacerles saber que se confía en su juicio y ejecución profesional es clave para ello.
  5. Reconocimiento. Utilizar un sistema de reconocimiento ayudara a que los empleados se sientan valorados. No es necesario esperar a la junta anual o a grandes eventos organizacionales para ello. Es suficiente con dar un pequeño reconocimiento en reuniones periódicas.

En resumen, el empowement  implica desburocratización, descentralización, flexibilización e innovación. Y no se trata de una teoría. El empowerment es real y permite a las empresas mejorar su eficiencia y sus procesos. Por eso cada vez son más las empresas que deciden unirse a esta filosofía.

 

Start typing and press Enter to search

Project Management vs Work Management