Guía para el gerente: cómo evitar el agotamiento de tus empleados

A un año y medio de la pandemia el agotamiento pesa, y mucho. Sobre todo en los ámbitos laborales. El coronavirus ha obligado a muchas organizaciones a repensar sus prácticas y a cambiar sus formas de trabajo y, esto, ha generado (y genera) gran cansancio emocional en sus trabajadores.

Compartir el espacio de trabajo y vida familiar, hacer horas de más para sentirnos más productivos, reuniones interminables, llamadas constantes… son muchas las cosas que nos afectan y hacen que nos sintamos agotados física y emocionalmente.

2020, el año del agotamiento

Según el último informe de Anatomía del Teletrabajo llevado a cabo por nuestro partner Asana, en el 2020 un 71% de los trabajadores han sufrido agotamiento al menos una vez. Además un 42% de los empleados consideran que sus niveles de estrés son altos o muy altos y un 18% califica su salud mental como mala, frente al 5% del anterior informe.

La mitad de los encuestados también señalaron la sobrecarga de trabajo como el factor principal del agotamiento. En otras palabras, los motivos del agotamiento de los empleados provienen principalmente del trabajo (no importa si es presencial o teletrabajo). Si a esto añadimos los eventos que ocurrieron en 2020 (la pandemia de Covid19, las restricciones aplicadas, elecciones autonómicas, etc), no es de extrañar que el agotamiento se haya extendido de forma global.

Cómo evitar el agotamiento de los empleados

La sobrecarga de trabajo es algo que no solo afecta a los empleados. Según aumenta el agotamiento, su compromiso disminuye y esto acaba afectando a la empresa en general. Para evitar que esto ocurra, los gerentes deben tomar medidas y aplicar cambios para conseguir evitar el agotamiento y el estrés de sus empleados. Han de trabajar para que la capacidad de resiliencia de sus empleados y de la empresa sea mayor.

Existen distintas formas de paliar los síntomas de agotamiento laboral antes de llegar al síndrome Burnout. Pero hay que tener en cuenta que cada persona es un mundo y no a todos les funciona lo mismo. Por eso hoy os traemos estas medidas a tomar según sean vuestros empleados.

1.      Promueve el diálogo

Los gerentes y/o líderes deben comunicar de manera proactiva. Han de generar un diálogo abierto en el que todos los empleados puedan sentirse cómos compartiendo sus experiencias. Pueden promover reuniones individuales, sesiones de preguntas y respuestas, actividades de grupo que fomenten el diálogo, etc. Son infinitas las posibilidades y según cada empleado o equipo será más interesante llevar a cabo una u otra. Lo importante es crear un espacio para compartir información valiosa con sus líderes y que estos puedan absorber la información para decidir qué acciones tomar para evitar el agotamiento.

Pero el diálogo no solo es útil para esto, también permite una mayor flexibilidad en otras áreas. Estar abierto a nuevas técnicas de trabajo, facilitar la compatibilización del trabajo con la vida personal (especialmente para quienes teletrabajan) o incluso animar a los empleados a marcar sus límites que todos han de respetar, son algunas de las acciones que ayudaran a mantener una buena predisposición de los empleados y que la comunicación sea sincera.

2.      Sé claro

La claridad es clave para cumplir con los objetivos. Actualmente, un 26% de los plazos marcados semanalmente no se cumplen. En muchas ocasiones se debe a expectativas poco realistas o procesos confusos.

Para evitar estos errores, los gerentes han de dedicar el tiempo a establecer las pautas e instrucciones para cada proyecto y asignar roles específicos a los empleados. Esto ayudará a los empleados a saber guiarse, completar el trabajo y mantener su productividad.

Una forma clara y sencilla de repartir tareas y organizar a los empleados es contar con herramientas digitales específicas como puede ser Asana. Este tipo de herramientas ayudaran a los líderes a dar seguimiento a la carga laboral de los equipos y, si es necesario, intervenir para coordinar las actividades y/o hacer una redistribución de tareas.

3.      Gestiona el estrés y la resiliencia organizacional

Ante las adversidades tenemos 2 oportunidades: paralizarnos o transformarnos. Las crisis son oportunidades para el cambio y nos obligan a salir de la zona de confort y a innovar.

Este nuevo escenario puede ayudar a las empresas y empleados a desarrollar recursos y fortalezas. Promocionar el bienestar de los empleados y gestionar el estrés deben ser un objetivo para todas las empresas, sobre todo en momentos de incertidumbre como el actual.

Como muestra el informe de Anatomía del trabajo, el impacto de la pandemia de Covid-19 no solo es una amenaza para la salud física, sino que también afecta a nivel mental. Un 42% de los empleados está más estresado y un 18% afirma que su salud mental es mala o muy mala. Esto hace que su agotamiento aumente y pierdan interés en su trabajo.

Si quieres saber más acerca de cómo combatir el estrés, no te pierdas nuestro artículo 7 formas de combatir el estrés en días de confinamiento.

4.      Promueve la autonomía de tus empleados

Mantener la cohesión del grupo es fundamental para que los equipos mantengan su funcionamiento y para que los empleados no se sientan aislados. Pero también es importante permitir a los empleados que tengan autonomía para tomar decisiones. Este es un enfoque saludable que les ayudara a combatir las principales causas de agotamiento.

Darles mayor autonomía permite a los empleados tener mayor control sobre sus tareas y organización y, así, disminuir la sobrecarga de trabajo. Algunas de las formas más habituales para brindarles autonomía es permitir horarios de trabajo flexibles u ofrecerles ayuda con el cuidado de los niños.

5.     Invierte en su descanso

Otra de las formas importantes de evitar el agotamiento de tus empleados y brindarles apoyo es reconsiderar los tiempos de descanso. Ofréceles momento de ocio y descanso a tus empleados. Les ayudaran a liberar la mente y mejorar su productividad.

Las posibilidades son muy variadas (abonos para gimnasios, clases de yoga, técnicas de mindfulness…), pero lo importante es que los gerentes den ejemplo a la hora de priorizar los tiempos de descanso. Incluso durante las horas laborales. Respetar los momentos de descanso durante la jornada laboral es importante para estar frescos y evitar que la sensación de cansancio se haga cada vez mayor.

6.      Minimiza las distracciones

Los pormenores del trabajo (dar reporte, buscar información, cambiar entre aplicaciones, gestionar prioridades…) ocupan un 60% de la jornada del empleado, según el mismo estudio de Anatomía del trabajo. Esto significa que los empleados dedican menos de la mitad de su día al trabajo cualificado y a las tareas para las que fueron contratados.

Buscar la forma de invertir esta tendencia, ha de ser unos de los principales objetivos de los gerentes. Para ello buscar herramientas que permitan optimizar los procesos de gestión del trabajo de forma intuitiva y ágil.

En muchas ocasiones, son muchas las plataformas y aplicaciones que los empleados deben usar al largo del día. Contar con herramientas que permitan optimizar los procesos de gestión del trabajo de forma intuitiva y ágil es clave y ayudará a minimizar las distracciones de los empleados.

Todos hemos asistido a reuniones que se hacen eternas dejando pendientes tareas urgentes. Asistir a reuniones con un objetivo claro, con una limitación de tiempo y en las que todos los asistentes participan porque son necesarios, es una buena forma de minimizar las distracciones y evitar el agotamiento por exceso de reuniones.

7.      Combate el síndrome del impostor

Uno de los efectos colaterales de este largo periodo de pandemia es el síndrome del impostor. Este sentimiento de inseguridad que puede hacer que los empleados se crean incompetentes es más habitual de lo que pueda parecer. Luchas contra este síndrome desde de la empresa es vital para evitar que el agotamiento emocional haga mella en tus empleados.

Esta lucha debe empezar desde el momento en la incorporación en la empresa y debe formar parte de la estrategia de cada gerente, especialmente en el contexto actual. Es responsabilidad compartida de las empresas, los departamentos de recursos humanos, los equipos y los gerentes hacer que los nuevos empleados se sientan bienvenidos desde el primer día.

Este síndrome también pude darse en empleados que han estado en una empresa durante mucho tiempo. Los cambios en la forma de trabajar, los esfuerzos por compatibilizar la vida laboral y familiar… pueden ser muchos los motivos.

Independientemente de si el empleado es nuevo o lleva tiempo en la empresa, recordar a los empleados que son valiosos y talentosos, y reconocer sus éxitos es una forma de darles el coraje y la confianza para seguir avanzando y ayudará a evitar su agotamiento.

8.      Escucha a tu equipo

Conocer las necesidades en tiempo real de tus empleados e ir reformulado el trabajo día a día es una de las mejores formulas para evitar el agotamiento.

Existes múltiples formas de hacerlo: entrevistas personales, encuestas de clima… Desde Interbel s) os recomendamos Smart Perfomance Indicator, un indicador que os permitirá conocer cuál es el desempeño de los empleados, además de su percepción acerca de su propia productividad. No lo dudes y ¡contacta con nosotros para saber más!

ponte en contacto

Start typing and press Enter to search

alineación de los equipos