Trabajo en equipo: diez consejos para desarrollarlo.

Todos sabemos que el equipo es una parte básica de cualquier organización. Es cierto que las ideas suelen surgir de personas individuales, pero para llevarlas a cabo, la fuerza de un equipo es necesaria. Ahora, tener un equipo que trabaje integradamente no siempre es sencillo, ya sea por las diferencias entre individuos, de comunicación, u otros problemas que puedan surgir. Hoy te traemos 10 consejos para desarrollar el trabajo en equipo. ¡Vamos allá!

10 consejos para desarrollar el trabajo en equipo

Has logrado formar un equipo de personas motivadas, grandes ideas e incansable voluntad. La pregunta ahora es cómo sacarle el mejor provecho posible, utilizando sus fortalezas y minimizando sus debilidades. Veamos, paso a paso, cómo podemos hacer esto.

1. Promueve el valor de la colaboración.

Trabajo en equipo: la colaboración es básica para desarrollar el potencial de las ideas.

Trabajo en equipo: la colaboración es básica para desarrollar el potencial de las ideas.

Si bien hay equipos que funcionan cuando los miembros compiten entre ellos, es importante dejar claro que la colaboración es importante para ti y para tu equipo. Para facilitar este paso, es importante contar con algún software que permita que varias personas puedan colaborar en los proyectos, como el que te vamos a recomendar más adelante. ¡Sigue leyendo para saber cuál es!

2. Establece la manera en la que va a realizarse la colaboración.

La colaboración del equipo puede desarrollarse a partir de crear una serie de guías que ayudarán al equipo a saber cómo comunicarse y trabajar juntos. Inicialmente, probablemente requiera mucho trabajo: hay que adaptarse unos a otros, y eso es natural. Pero si se cuenta con una serie de reglas a seguir, todo será mucho más sencillo.
Aquí te dejo una serie de preguntas que pueden ayudarte a crear tu guía:

  • ¿Qué deberíamos comunicar por correo electrónico?
  • ¿Cuáles son los mensajes que deben enviarse por el sistema de mensajes directos?
  • ¿Qué información se compartirá en las herramientas de manejo de proyecto?
  • ¿A qué hora nos queda mejor a todos para tener una reunión?

Los temas pueden, incluso, surgir en charlas con los miembros del equipo. Después de todo, es más sencillo observar las inquietudes que experimenta alguien desde dentro.

3. Desarrollar el trabajo en equipo: la importancia de la creación conjunta.

La experiencia nos dice que se obtienen más y mejores resultados cuando un grupo de personas trabajan orientados hacia un objetivo común, que lo que podemos conseguir en solitario. Entonces, una de las mejores maneras de desarrollar un eficiente trabajo en equipo es promover la creación conjunta. Para ellos, es importante organizar sesiones para generar ideas, propiciar las discusiones creativas, y estar preparados, también, para que existan los desacuerdos.

Recordemos que, en última instancia, el equipo estará formado de personas, cada uno con sus creencias, su bagaje cultural y su propia forma de trabajar, y cae en nosotros el desafío de aprovechar todo esto para beneficio de nuestra empresa.

4. Promover las comunicaciones abiertas.

Trabajo en equipo: lograr que los miembros del equipo no tengan miedo a expresarse debe ser una de nuestras metas.

Éstas se llevan a cabo cuando, volviendo a mi último comentario del apartado anterior, los miembros del equipo llevan todo lo que son y saben a la oficina (que, como bien sabemos ahora, probablemente sea de empleo remoto). Nuestro desafío estriba en lograr que los miembros del equipo participen, innoven y se comuniquen entre ellos, y con nosotros. Debemos fomentar que no se guarden sus opiniones, por miedo a que la idea sea demasiado sencilla, ni que oculten sus sentimientos por temor a no ser tomados en serio. Todo está en la expresión, y muchas veces las ideas más geniales se esconden en los comentarios más triviales. Es una auténtica búsqueda del tesoro.

El mayor problema que acarrea la consecución de una verdadera comunicación es que, muchas veces, no todos estarán de acuerdo. Ya sea en cómo afrontar un nuevo proyecto o discutiendo una nueva idea, lo importante es lograr mantener un ambiente de respeto, para que estos desacuerdos sigan siendo productivos.

5. Lidera siendo el ejemplo.

Un líder colaborativo es necesario para lograr que un equipo lo sea. Por lo tanto, un buen ejemplo ayudará a que el equipo se vuelque a las mismas prácticas. Para lograr ésto, asegúrate de enfocarte en la creación colectiva, fomenta la comunicación abierta y dedica tiempo para que tu equipo pueda innovar y colaborar. Es importante, además, dejar un canal de comunicación abierto, para que el equipo sepa que puede comunicarse contigo si tiene dudas, o fijar intervalos de tiempo en los cuales pueden hacerse reuniones breves para discutir temas por un poco más.

6. Dedica tiempo a fortalecer los lazos del equipo.

Deténte un segundo y piensa. ¿Cuándo fue la última vez que tu equipo se reunió sólo a charlar y pasar un buen rato? Las actividades que puedas sumar para unir a los miembros del equipo no sólo sirven para liberar estrés, sino que también sirven para conocerse mejor fuera del trabajo. Es interesante saber qué objetivos personales tiene cada uno, de dónde vienen, qué hacían antes de entrar al equipo.

Si te preguntas cuál es el objetivo de ésto, pues simplemente sirve para estrechar los lazos entre los miembros del equipo, lo que hará que sea más sencillo resolver una crisis llegado el momento. Por supuesto, recomendamos que en caso de realizar una reunión en persona, se tengan en cuenta las medidas sanitarias y el distanciamiento.

7. Reconoce cuando los miembros de tu equipo hagan un buen trabajo como grupo.

Trabajo en equipo: las buenas ideas deben ser reconocidas.

A todos nos gusta ser reconocido, aunque sea en pequeñas cosas. Esto nos hace sentir que lo que hacemos es valorado, y que nuestras ideas son tomadas en cuenta. Pues bien, felicitar a los miembros de tu equipo por un trabajo bien hecho es positivo. Servirá para que suba la moral, y se esforzarán más para realizar bien su trabajo. Porque, hay que ser honesto, si tu trabajo duro es ignorado, no te sentirás muy inclinado a seguirlo haciendo.

8. Desarrolla el trabajo en equipo: ofrece oportunidades de asesoramiento.

Como tantas cosas en la vida, desarrollar la colaboración de un equipo es una habilidad social, que combina habilidades interpersonales y de comunicación. Si bien hay personas que naturalmente tienen lo que llamamos “don de gentes”, es bueno saber que esta habilidad puede desarrollarse. Por eso, cada miembro del equipo puede trabajar para mejorar esto.

Estas capacidades a veces se desarrollan a través del trabajo, el tiempo transcurrido en la compañía, y la familiaridad con la posición ocupada (y el grupo de personas con las que se trabaja). Ofrecer oportunidades de asesoramiento a todos aquellos que lo requieran ayudará a mejorar la performance del equipo completo.

9. Define los objetivos de manera colaborativa.

¿Cómo se definen los objetivos en tu equipo? La forma en que se hagan influirá en gran manera en cómo se alcanzarán (o no). Tienes que tener en cuenta que les ayudará a saber qué es lo importante, y cómo poner manos a la obra para alcanzar las metas fijadas. Los objetivos suelen definirse siguiendo la cadena de mando, lo que significa que los líderes los definen y los miembros del equipo harán lo posible por alcanzarlos.

La recomendación en este tema es que puede ser útil para la compañía si se fija un objetivo en común para todos, y se le da al equipo la posibilidad de colaborar e innovar en lo que pueden hacer para alcanzar esa meta. Puedes tener en cuenta, entonces, que una buena idea es fijar un objetivo en general, pero que permite a los miembros individuales conseguir sus propios resultados clave o decidir cómo alcanzarán esa meta. Esto hará, sin lugar a dudas, que estén más interesados en lograr lo que se busca, sintiendo que son parte de ello.

10. La importancia de las herramientas compartidas.

Quizás, a estas alturas de la nota, te estés preguntando qué tienes que hacer para hacer que todas esas fantásticas ideas puedan reunirse en un mismo lugar. Y déjame decirte que la mejor forma de lograr esto es utilizando una herramienta compartida. Esto es una buena idea por varias razones, pero la principal es que, de esta manera, no hay forma de que las ideas y el trabajo en conjunto se pierda. Porque sí, es genial que cada miembro del equipo escriba sus ideas en una libreta… Pero lo que se incorpora en una herramienta compartida no se perderá de ninguna forma.

Cualquier nueva actualización, archivo compartido o contenido extra será, entonces, encontrado sin ningún problema. Esto servirá para reducir obstáculos, de manera que trabajar juntos y colaborar será más fácil para tu equipo, y obtendrá mejores resultados con un menor esfuerzo.

Nuestro consejo

A lo largo de esta publicación, hicimos mención de que es imperativo utilizar un software que permita organizar las tareas, dejar establecidos los objetivos de forma que puedan ser consultados en cualquier momento y facilitar las vías de comunicación. Nos referimos a Asana, que puedes probar de forma totalmente gratuita por 30 días.

Prueba Asana Premium

En Interbel junto a Asana te ayudamos a obtener resultados rápidos en la implementación y capacitación para que puedan gestionar el trabajo de inmediato. ¿Quieres comenzar con una asesoría gratuita de 30 minutos? Beneficios: Software lider en Work Managment Asesoria Personalizada Uso de metodologías Agiles para proyectos y procesos Gestión fácil de equipos y aumento de productividad Conocer el estado de todo y cumplir las fechas límites Y muchos más..

Contáctanos

Start typing and press Enter to search

Mejorar nuestra organización