fbpx
Interbel
seguridad informática

Blog Interbel

Email + Work Management + Ciberseguridad

Código de Buen Gobierno de la Ciberseguridad: Descúbrelo.

Falta poco más de un mes para que termine el año, y durante todos estos meses hemos tratado el tema de la ciberseguridad desde diferentes ángulos. Hemos analizado amenazas, descubierto nuevas alternativas para prevenir ataques, y recomendado diferentes soluciones para mejorar la manera en la que podemos defendernos de los ciberdelincuentes. Por eso, hoy queremos traerte un resumen del Código de Buen Gobierno de la Ciberseguridad, producto del Foro Nacional de Ciberseguridad. En él se exploran distintos puntos de vista que creemos que serán pertinentes para todos los que nos ocupamos de la ciberseguridad. ¡Vamos allá!

Tabla de Contenidos.

Código de buen gobierno de la ciberseguridad: ¿Qué implica?

Código de Buen Gobierno de la Ciberseguridad
Este Código es el fruto de un gran grupo de expertos reunidos para abarcar los aspectos primordiales de la ciberseguridad para la empresa.

Este Código de buen gobierno de la ciberseguridad no tiene la intención de establecer un conjunto de controles nuevos o de servir como un manual para la implementación. Por el contrario, su propósito es ofrecer a las organizaciones prácticas específicas que respalden el modelo de buen gobierno en ciberseguridad. Esto busca facilitar la administración de la seguridad de redes y sistemas de información, al mismo tiempo que contribuye a mejorar el proceso de toma de decisiones en este campo, principalmente a cargo de los órganos de gobierno de las organizaciones y de la administración.

¿Cuál es el alcance del Código?

Una de las características distintivas de este código es su amplitud de alcance. Ofrece recomendaciones que son aplicables a organizaciones de diversos tamaños, sectores y niveles de madurez en ciberseguridad. La flexibilidad del código lo convierte en una herramienta valiosa, independientemente de la complejidad o la exposición al riesgo cibernético de una organización.

Hablemos de estructura.

Para facilitar la implementación efectiva, el código se organiza en tres bloques esenciales: Estrategia y Organización, Gestión, y Supervisión. Cada bloque aborda aspectos específicos para ofrecer una guía comprensiva. Esto proporciona a las organizaciones una estructura clara para el diseño e implementación de estrategias efectivas de ciberseguridad.

Principios y recomendaciones.

Dentro de cada bloque, se desglosan principios y recomendaciones que abarcan una amplia gama de áreas críticas en ciberseguridad. La proporcionalidad, como principio fundamental, destaca la necesidad de adaptar las medidas de seguridad a la complejidad, tamaño y riesgos específicos de cada organización. Desde el alineamiento estratégico hasta la ética y cumplimiento, desde la dotación de recursos hasta la gestión de incidentes y resiliencia, el código aborda prácticamente todos los aspectos de la ciberseguridad organizativa

Estrategia y Organización: Alineamiento Estratégico.

El código subraya la importancia del alineamiento estratégico de la ciberseguridad con la misión y visión de la organización. Reconoce la ciberseguridad como un facilitador clave para lograr objetivos comerciales y proteger activos empresariales. La formalización de este alineamiento a través de políticas y controles específicos destaca la seriedad con la que las organizaciones deben abordar la ciberseguridad.

Responsabilidad y organización.

La complejidad de la ciberseguridad exige un liderazgo fuerte y una estructura organizativa eficaz. El código aborda este aspecto recomendando la inclusión de la ciberseguridad en las estructuras organizativas existentes. Además, se enfoca en la necesidad de designar responsabilidades claras, desde el consejo de administración hasta los equipos operativos. Este enfoque jerárquico asegura que la ciberseguridad sea un asunto que se trate en todos los niveles de la organización.

¿Cómo se gestionan los riesgos?

Código de buen gobierno de la ciberseguridad
La Gestión de Riesgos en la organización es una estrategia efectiva para la protección de la empresa.

La gestión del riesgo ocupa un lugar destacado en el código. Proporciona orientación sobre cómo las organizaciones deben evaluar, mitigar y gestionar los riesgos cibernéticos de manera integral. Se enfatiza la importancia de la adaptabilidad y la capacidad de respuesta rápida a medida que evolucionan las amenazas cibernéticas. Integrar la ciberseguridad en los procesos de gestión de riesgos generales de la organización se presenta como una estrategia efectiva para mantenerse a la vanguardia en un panorama cibernético en constante cambio.

Hablemos de Incidentes y Resiliencia.

La inevitabilidad de los incidentes cibernéticos hace que la gestión de incidentes y la resiliencia sean áreas críticas del código. La preparación proactiva, la respuesta eficiente y la capacidad de recuperación son elementos clave que se subrayan. Esto implica no solo tener planes de contingencia claros sino también practicar simulacros periódicos para garantizar una respuesta efectiva en situaciones de crisis.

Formación del personal: una preocupación constante.

El código destaca la importancia de la ciberinteligencia, alentando a las organizaciones a mantenerse informadas sobre las amenazas emergentes y las tendencias del ciberespacio. Además, reconoce que la formación y concienciación del personal son esenciales. No solo se trata de tener tecnología avanzada, sino de contar con un personal capacitado y alerta que comprenda los riesgos y las mejores prácticas de seguridad.

Innovación y mejora continua.

La innovación es una constante en el ámbito de la ciberseguridad. El código aborda este aspecto alentando a las organizaciones a adoptar tecnologías emergentes y a estar a la vanguardia en términos de defensa cibernética. La mejora continua se destaca como un principio clave, enfatizando la necesidad de revisar y actualizar regularmente las políticas y prácticas de ciberseguridad para mantenerse al ritmo de las amenazas en evolución.

Hablemos de supervisión.

En primer lugar, la ética en la ciberseguridad y el cumplimiento normativo no son aspectos que se pasen por alto en el código. Se destaca la necesidad de un enfoque ético en la aplicación de medidas de ciberseguridad y se alienta a las organizaciones a cumplir con los requisitos legales y normativos pertinentes. La transparencia en la divulgación de incidentes y la colaboración con las autoridades reguladoras se subrayan como prácticas esenciales.

Informes Periódicos y Transparencia.
Código de Buen Gobierno de la Ciberseguridad

La transparencia se consolida como un valor esencial en la ciberseguridad. El código recomienda la presentación de informes periódicos sobre el estado de la ciberseguridad en la organización. Esto no solo implica informar sobre incidentes, sino también sobre iniciativas proactivas, mejoras implementadas y planes futuros. La transparencia se presenta como una herramienta poderosa para generar confianza no solo internamente sino también entre los stakeholders y el público en general.

Continuidad del Negocio y Recuperación.

La continuidad del negocio es un componente inseparable de la ciberseguridad. El código aborda la necesidad de planes de continuidad del negocio sólidos que incluyan la recuperación de datos y sistemas en caso de un incidente. Esto no solo es esencial para minimizar el impacto operativo sino también para demostrar la resiliencia de la organización ante eventos adversos.

Supervisión Efectiva.

La supervisión efectiva, desde el consejo de administración hasta las auditorías internas y externas, es un pilar central del código. Se destaca la importancia de la independencia en la supervisión y la necesidad de que esta se lleve a cabo de manera regular y sistemática. La supervisión no solo debe evaluar la eficacia de las medidas de ciberseguridad, sino también proporcionar una retroalimentación constructiva para la mejora continua.

Código de Buen Gobierno de la Ciberseguridad: palabras de cierre.

En resumen, el Código de Buen Gobierno de la Ciberseguridad se presenta como una herramienta integral y adaptable para las organizaciones en la era digital. Su enfoque pragmático, centrado en principios fundamentales y recomendaciones específicas, promete fortalecer la postura de ciberseguridad de las organizaciones. Su implementación efectiva no solo podría considerarse como una respuesta a las obligaciones normativas, sino como un catalizador para la madurez y resiliencia organizativa en el ciberespacio.

En un entorno donde la ciberseguridad no es simplemente una opción, sino una necesidad crítica, este código emerge como una guía valiosa para navegar por el complejo paisaje cibernético actual. Desde Interbel queremos invitarte a entrar en contacto con nosotros, y recibir asesoramiento para aplicar en tu empresa el Código de Buen Gobierno de la Ciberseguridad. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies