Cómo gestionar el email a la vuelta de las vacaciones

Volvemos de vacaciones y, nada más hacer frente a la rutina laboral, nos encontramos nuestra bandeja de entrada con cientos de emails acumulados durante esos días de descanso que dispararan nuestro nivel de estrés y ansiedad.

¿Cómo hacer frente al email y evitarnos una depresión post-vacacional?

Existen varias manera para hacer frente a ese alud de emails que nos esperan a la vuelta de las vacaciones, todas  y cada una de ellas igual de validas que las demás.

Lo primero que hemos de hacer en este caso es crear una carpeta con el nombre de “Vacaciones” e incluir todos los emails recibidos durante este tiempo. Esto nos dará varias ventajas: estaremos más tranquilos al vaciar la bandeja de entrada y verla limpia, podremos detectar los asuntos más candentes y nos permitirá abordar los pendientes de vacaciones por bloques.

Abordar los emails pendientes

Cuando nos ausentamos por un periodo de tiempo hemos de planificar el proceso de pendientes que se ha generado durante este tiempo y ponernos al día. Un ejemplo de cómo gestionarlo sería dedicar dos horas de nuestra jornada a ponernos al día, eso sí hacerlo en fragmentos cortos de tiempo y así evitar que el email nos absorba y retrase otros quehaceres importantes.

Otro sistema de abordaje de estos email puede ser siguiendo los sistemas de gestión de tareas FIFO o LIFO, según nos convenga.  En este caso lo más recomendable es aplicar el sistema LIFO, pues leyendo los últimos emails podremos ver que no hemos de hacer nada con muchos de los emails recibidos puesto que han sido resueltos de una u otra manera.

Nuestro truco: busca todos los emails con el mismo asunto y empieza leyendo por el último recibido, así comprobarás si has de gestionarlos, si puedes archivarlos o incluso eliminarlos (manteniendo el último correo).

Lo más habitual es que a la vuelta de vacaciones comprobemos la cantidad de emails repetitivos que nos llegan. Es momento de definir reglas de correo para estos y decidir si queremos seguir recibiéndolos o anular algunas suscripciones.

Hay quien es más radical y borra todos los correos recibidos durante las vacaciones, algo que desde Interbel s) desaconsejamos completamente, pues sin ver de que tratan los emails nunca sabremos cuan importantes son y si requieren de acciones immediatas.

En líneas generales, lo mejor es no tener miedo de la tecla “Supr” si vemos que el asunto ha sido resuelto, valernos de la lectura en diagonal y el archivado rápido y crear un sistema de filtros que nos ayudaran a que todo sea más fácil.

Estas sencillas formas de gestionar el email post-vacacional nos ayudaran a volver al trabajo con mejor pie y evitar la abrumante sensación de agobio que muchas ocasiones nos genera el volver al trabajo y comprobar la gran cantidad de cosas que tenemos por hacer. También nos ayudaran a evitar que se acumulen las tareas importantes que reclaman nuestra atención y así evitar retrasos.

Start typing and press Enter to search

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies. Política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Saliendo de vacaciones - Out of officeTodo lo que siempre quisiste saber sobre las licencias de MailStore Server – parte I