Seguridad en línea: protégete del spam, los virus y el Phishing.

Ya estamos en septiembre, y casi se nos ha ido el año sin darnos cuenta. Con todo lo que ha pasado en el último año y medio, tener que adaptarnos al teletrabajo, a la «nueva normalidad» y tantas otras cosas, a veces nos olvidamos de los temas que nos preocupaban con anterioridad. Y la privacidad es uno de ellos. ¡Y es más importante de lo que crees! Por más que nos distraigamos por momentos, no debemos dejar de lado los temas que nos ponen en peligro de manera digital. Y es que si no estamos atentos, podemos caer en las manos de los ciberdelincuentes, y eso es algo que debemos evitar a toda costa. La seguridad en línea debe ser una prioridad, y por eso aquí te traemos algunos consejos que puedes aplicar para evitar dolores de cabeza. ¡Vamos allá!

Tabla de contenidos.

 

Seguridad en línea: consejos que puedes aplicar fácilmente.

Ante la amenaza de un ataque de terceros o de filtración de información, es muy fácil caer en el pánico. Sin embargo, no todos son malas noticias. Y lo cierto es que, prestando atención a algunos pequeños detalles, podemos asegurarte de que te sentirás más seguro cuando estés navegando en la red. Veamos ahora qué puedes hacer para comenzar.

Comprueba la configuración de privacidad social.

 

Sin darnos cuenta, a veces podemos compartir más de lo necesario. ¡Ten cuidado con las redes sociales!

Si tienes cuentas en las redes sociales, éstas tienen mucha información sobre ti, y es posible que te sorprenda de cuánto es visible para cualquier persona en Internet. Es por eso que te recomendamos que verifiques tu configuración de privacidad: depende de ti decidir qué información deseas compartir con tus amigos… o con desconocidos .

No utilices almacenamientos públicos para información privada.

El compartir en exceso no se limita a las redes sociales. No uses servicios en línea destinados a compartir información para almacenar tus datos privados. Por ejemplo, Google Docs no es un lugar ideal para almacenar una lista de contraseñas, y Dropbox no es el mejor lugar para escanear sus pasaportes a menos que se guarden en un archivo cifrado.

Mantén tu dirección de correo electrónico principal y número de teléfono privados.

¿Cuál es la recompensa que obtienes por compartir tu dirección de correo electrónico y número de teléfono? Toneladas de spam en tu bandeja de entrada de correo electrónico. y cientos de llamadas automáticas en tu teléfono. Incluso si no puedes evitar compartir esta información con los servicios de Internet y las tiendas en línea, no la compartas con personas aleatorias en las redes sociales. Y considera crear una dirección de correo electrónico separada y desechable y, si es posible, un número de teléfono separado para estos casos. Siempre es conveniente tener el ámbito laboral y el personal de forma independiente.

Usa aplicaciones de mensajería con cifrado de extremo a extremo.

La mayoría de las aplicaciones modernas de mensajería usan cifrado, pero en muchos casos es lo que llaman cifrado en tránsito: los mensajes se descifran del lado del proveedor y se almacenan en sus servidores. ¿Qué pasa si alguien piratea esos servidores? No corras ese riesgo, elije el cifrado de extremo a extremo, como el que ofrece MDaemon. De esa manera, incluso el proveedor de servicios de mensajería no puede ver tus conversaciones.

Utiliza contraseñas seguras.

Seguridad en línea: la importancia de una contraseña segura.

Seguridad en línea: la importancia de una contraseña segura.

Usar contraseñas débiles para proteger tu información privada es tan bueno como gritar esa información a los transeúntes. En otras palabras, es totalmente inútil. No caigas en la tentación de poner «contraseña» como contraseña. Quizás parezca gracioso, pero no lo será si eres atacado o pierdes tus cuentas a manos de un hacker.

Nuestro consejo frente a este tema es utilizar una contraseña que contenga una combinación de letras mayúsculas y minúsculas, números y símbolos. Nunca debemos usar una contraseña que se pueda adivinar fácilmente y, de ser posible, debemos utilizar contraseñas diferentes para todos los sitios en los que iniciamos sesión. Esto significa que nuestras contraseñas de correo electrónico y Twitter, por ejemplo, deben ser diferentes.

Usa contraseñas seguras para evitar los ataques de Phishing.

Revisa los permisos para aplicaciones móviles y extensiones de navegador.

Las aplicaciones móviles te solicitan que les otorgues permisos para acceder a contactos o archivos en el almacenamiento del dispositivo. También lo hacen para usar la cámara, el micrófono, la geolocalización, etc. Algunos realmente no pueden funcionar sin estos permisos, pero algunos usan esta información para perfilarte para marketing (y peor). Afortunadamente, es relativamente fácil controlar qué aplicaciones tienen permisos.
Nuestro consejo es que no instales extensiones de navegador a menos que realmente las necesites. Además, verifica cuidadosamente los permisos que les otorgas.

Asegura tu teléfono móvil y ordenador con contraseñas o códigos de acceso.

Nuestros ordenadores y móviles almacenan una gran cantidad de datos que preferimos mantener en privado, así que protéjete con contraseñas. Estas contraseñas no tienen que ser complicadas y únicas, pero deben mantener alejadas a las personas aleatorias. En dispositivos móviles, sigue nuestro consejo: usa un PIN de seis dígitos o contraseñas reales en lugar de cuatro dígitos y patrones de bloqueo de pantalla. Para dispositivos que admiten autenticación biométrica, ya sea lectura de huellas digitales o desbloqueo facial, generalmente está bien, pero recuerda que estas tecnologías tienen limitaciones.

Desactiva las notificaciones de la pantalla de bloqueo.

¿Proteges tu teléfono con una contraseña larga y segura, pero dejas las notificaciones en la pantalla de bloqueo? Ahora cualquier transeúnte puede ver lo que estás haciendo. Y sabemos que quieres evitar eso a toda costa. Al menos, ¡Yo así lo querría!

Para evitar que esa información aparezca en la pantalla bloqueada, configura las notificaciones correctamente. Para ello, bloquea las notificaciones de la pantalla de bloqueo u oculta información confidencial de la misma.

Protege tu seguridad mientras usas redes Wi-Fi.

Conocer los riesgos del uso de Wi-Fi público

Las redes Wi-Fi públicas generalmente no cifran el tráfico, y eso significa que cualquier persona en la misma red puede intentar espiar lo que haces. Para estar protegido, evita transmitir datos confidenciales (inicios de sesión, contraseñas, datos de tarjetas de crédito, etc.) a través de Wi-Fi público, y usa una VPN para cifrar tus datos y protegerlos de miradas indiscretas.

Seguridad en línea: una última recomendación.

En verdad, la privacidad es un tema que no debemos dejar de tener en cuenta cuando estamos conectados a Internet. Por suerte, hay mucho que podemos hacer para proteger nuestra información personal y la de nuestra empresa. Es por eso que te invitamos a probar, de forma gratuita, Security Gateway. ¡No dejes pasar esta oportunidad! Te invitamos a ponerte en contacto con nosotros, y acceder a una capacitación gratuita de 30 minutos.

Prueba Security Gateway gratis ahora mismo.

SecurityGateway_boxshot_tm

Por qué debes ponerte en contacto con nosotros:

Security Gateway te proporcionará:

– Detección y bloqueo de Spam, virus y Phishing.

– Seguridad para el correo entrante/saliente y protección ante pérdida de datos.

– Reportes personalizados y protección de correos con archivado.

– Y mucho más…


    He leído y acepto el aviso legal y política de privacidad .

    Start typing and press Enter to search

    Work Management